Artículos

ESTUDIANTE AVANZADA DE UTN-LA RIOJA PARTICIPÓ DE LA CONSTRUCCIÓN DEL SATÉLITE ARGENTINO SAOCOM 1-A

La estudiante avanzada de Ingeniería Electrónica de UTN-La Rioja, Cristina Nieto Cano, que se encuentra trabajando en el INVAP, participó de la construcción del Satélite Argentino de Observación con Microondas SAOCOM 1-A, que Argentina lanzó desde la Base Vandenberg, de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, ubicada en California.

El satélite fue puesto en órbita por un lanzador Falcon 9 de la empresa SpaceX. Doce minutos después del despegue, el SAOCOM 1-A se separó del lanzador, y se desplegaron los paneles solares de 12 metros cuadrados que posee. Y tres minutos después, se liberó la antena. Por estas horas se está realizando el despliegue de 7 paneles, una operación comandada desde tierra y que se extenderá por al menos 12 horas.

La estudiante avanzada de Ingeniería Electrónica de UTN-La Rioja, Cristina Nieto Cano, en este proyecto, formó parte del equipo que diseñó el sistema de alimentación energética en el espacio, Antenas, radares, con información técnica informática desde laboratorio de la tierra.

Es importante destacar que 26 graduados y estudiantes de UTN participaron de la Construcción del Satélite, entre ellos, la estudiante riojana.

El Satélite

El SAOCOM 1- A es una satélite de órbita baja que permitirá recabar información sobre la humedad de los suelos, los cultivos y hasta la pesca ilegal en el Mar Argentino. Para el proyecto, perteneciente a la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), intervinieron la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y la empresa Argentina Investigación Aplicada (INVAP), con desarrollos específicos.

El Proyecto, en el que se trabajó durante 11 años, forma parte de la misión SAOCOM, que “consta de dos satélites; el 1 A, lanzado este domingo 7 de octubre y el 1 B, que se lanzará dentro de un año”, explicó Fernando Hisas, Gerente de Proyectos de la CONAE, en declaraciones a los medios de comunicación.

Con la información obtenida de los satélites se podrán generar mapas de precisión y de alta resolución de humedad del suelo.

“Es un producto primario el que va a generar -está pensado básicamente en nuestra Pampa Húmeda-, a partir del cual se pueden hacer muchas aplicaciones, como evaluar momento adecuado para siembra y cosecha, entre otras”, sostuvo Hisas.

Otra de las aplicaciones del satélite es la prevención de incendios, y la previsión de inundaciones, “al medir la humedad del suelo se pueden detectar saturaciones de agua que, ante un pronóstico de lluvia, alertan sobre una posible inundación. Lo mismo ocurre con suelos muy secos que ante un pronóstico de sequía aumentan el riesgo de incendio”, explicó.

La vida útil de un satélite como el SAOCOM es de entre 5 y 7 años en promedio.

El Gerente de Proyectos de CONAE explicó que el desarrollo de los satélites SAOCOM comenzó a planificarse hace más de 20 años, cuando se desarrolló el Plan Espacial: “hubo una primera etapa en la que aprendimos a diseñar y construir un radar, nunca se había hecho en el país, y mucho menos para volar en el espacio. Eso llevó tiempo”, aseguró.

CONAE e INVAP no tenían experiencia en desarrollo de radares, lo que representó un desafío que requirió de una capacitación importante. “También hubo que aprender para definir con exactitud qué características queríamos que tuvieran estos radares. La medición de humedad del suelo es algo que no existe hasta el momento con el radar. Después hubo que resolver de algún modo cómo poner ese radar en el espacio. Y finalmente, construir los modelos de calificación y de vuelo”, recordó Hisas.

Volver